¿Qué maneras conoces para financiar un emprendimiento?

Iniciar un negocio no es fácil. Y mucho menos cuando no sabemos cubrir algunos de los costes iniciales.

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta la empresa es conseguir financiación para dar el primer paso. Puede parecer difícil, casi una tarea abrumadora, pero con el tiempo encontrará que hay más opciones de las que cree.


No todas las empresas necesitan financiación a gran escala, a veces un préstamo o aportaciones del empresario y sus familias son suficientes.


Sin embargo, en el caso de proyectos tecnológicos o de impacto global, necesitan importantes inversiones iniciales para crecer más rápido.


La mayoría de nosotros, los empresarios, no tenemos el dinero para iniciar nuestra idea de negocio.

Porque no será por falta de opciones en el mercado.


Muchas personas incluso optan por posponer u olvidar pronto su intento de iniciar un negocio o invertir en el negocio que ya tienen cuando descubren que el dinero disponible es insuficiente.


Sin embargo, lo cierto es que, en estos casos, la falta de capital no debe verse como un problema porque cuando nuestros ahorros son insuficientes, existen varias otras fuentes de financiamiento a las que podemos acudir.


FFF

Cuando una empresa aún es solo una idea, y no tenemos nada que pueda garantizar el dinero, solo hay tres grupos de personas que pueden prestar dinero a bajo costo o sin costo alguno o invertir en nuestra empresa.

En las empresas emergentes, se les llama FFF, la abreviatura en inglés de Friends, Family and Fools (amigos, familia y tontos).


Si bien esta puede ser una fuente de financiamiento barata, debe considerar los riesgos. Si se van a registrar relaciones personales, trate de evitar problemas aclarando desde el principio los riesgos que está asumiendo el inversor, o cómo devolverá el dinero si no sale bien.


Microcréditos o créditos de capital inicial

Son otorgados por el gobierno, diferentes ONG y algunos bancos. Estos son préstamos de bajo valor para ayudar a los emprendedores a comenzar o invertir en equipos o herramientas que mejoren su productividad.


Tienen la ventaja de no requerir garantías, pero están sujetos a intereses. La mayoría de las veces las tasas de interés son subsidiadas por alguna agencia gubernamental y son bajas, en otros casos el riesgo asumido por la institución que otorga el crédito se refleja en tasas de interés muy altas.



Envío

Si es una empresa en la que venderemos productos de terceros, se puede firmar un contrato de envío con el proveedor. En él se pactará el precio de compra de los productos, la posibilidad de devolver los que no se vendieron y la fecha en la que se abonarán los que podamos vender.


Bancos

Si no está seguro de los pros y los contras de cada opción, se los explicaré aquí. Como primera opción, señalaremos a los bancos por ser la institución financiera tradicional.

Lo que hacen estas empresas son préstamos sin confirmación. Si usted es un emprendedor y la empresa aún no está en funcionamiento, lo más probable es que le pidan garantías.


Prestan, es decir, es dinero que los empresarios deben devolver junto con los intereses aplicados durante un período de tiempo.

Los préstamos no se caracterizan por la flexibilidad, pero suelen tener condiciones muy diferenciadas. ¿Qué quiero decir con eso? Bueno, si es un préstamo, debe quedar claro que puedes devolver el préstamo.


¿Qué suelen ver los bancos?

Por un lado, en el plan de negocio, por otro lado, en el plan emprendedor y por otro en las garantías. La opción bancaria es quizás la más complicada de todas.

Más teniendo en cuenta la situación bancaria actual, que lleva años sin prestar dinero.


Sociedades de capital riesgo

Como segunda alternativa, mencionaremos las empresas de capital riesgo. Esta es la opción que podría recomendar si su empresa es innovadora y también está listo para separarse de la empresa.

Las empresas de capital riesgo están formadas por inversores que invierten en ideas emprendedoras.


En el lado positivo, la financiación que recibimos para iniciar la empresa no tiene plazos fijos. No tenemos que devolverlo por un período limitado como si fuera un préstamo.


Este dinero pasa a formar parte del capital social y los demás socios no pueden exigírnoslo.

La desventaja de todo esto es que perdemos parte de nuestro negocio. A menudo ha sucedido que, con la entrada de capital de riesgo, el emprendedor incluso pierde el control de su negocio, por lo que hay que saber muy bien cómo hacerlo.


Subvenciones públicas

Como alternativa a todas estas alternativa, disponemos de ayudas para la creación de empresas.

Todos los países brindan este tipo de apoyos de una forma u otra porque están interesados ​​en mejorar la creación de empresas en su país por el valor que ha aportado a la economía.


Es algo de lo que podemos beneficiarnos, pero según mi experiencia, no debemos confiar en él. El número de ayudas para la gran cantidad de emprendedores que las solicitan es muy reducido.


También debes tener en cuenta una cosa: la mayoría de las subvenciones son no reembolsables, es decir, actúan como préstamos, pero sin ningún coste en forma de intereses.


Uno de los errores de los emprendedores cuando reciben una subvención para su empresa es pensar que el dinero de la subvención no tiene que devolverse cuando siempre lo hace.


Capital propio

La principal fuente de financiación de una empresa suele ser el capital social. Es decir, el dinero que tenemos en casa o en una cuenta bancaria como producto, por ejemplo, de nuestros ahorros, nuestra liquidación como empleados o la venta de algunos de nuestros bienes personales.


Si necesitamos financiación para iniciar un negocio, se recomienda que utilicemos nuestro propio capital. Más tarde, cuando el negocio comience a crecer, simplemente busque fuentes de financiamiento externas, ya que de esta manera no estamos obligados a pagar intereses ni devolver dinero a nadie.


Sin embargo, en general, los propietarios de pequeñas empresas o los empresarios no tienen capital suficiente para iniciar una empresa. Por tanto, tenemos que utilizar fuentes de financiación externas.


Socios

Una forma de financiar una empresa es encontrar un socio; Es decir, una persona que además de estar interesada en invertir con nosotros en nuestro negocio, esté dispuesta a compartir el riesgo y trabajar con nosotros en su crecimiento.


La ventaja de tener un socio es que nos permite tener a alguien que, además de ayudarnos a financiar nuestro negocio, puede ayudarnos a ponerlo en marcha y sacarlo adelante.


La desventaja es que tenemos que compartir las ganancias de nuestro negocio con alguien, y que una vez que el negocio comienza, puede haber desacuerdos, diferencias o disputas, especialmente si comienza a fallar en cumplir los objetivos, y más aún si tenemos un socio difícil.


Si optas por buscar un socio para tu empresa, es recomendable que busques a alguien con los mismos motivos y ambiciones, que invierta el mismo capital que tú debas invertir, y que además de dinero aporte otros recursos que sean complementarios a los que tienes. como experiencia en cualquier aspecto del negocio, conocimiento del mercado o contactos comerciales.


Inversores

Una alternativa para encontrar un socio es buscar un inversor. Es decir, una persona interesada en financiar la totalidad o parte de la inversión empresarial y que, como resultado, recibe un porcentaje del beneficio en proporción al aporte.


La ventaja de un inversor es la capacidad de acceder rápidamente a una buena cantidad de capital.

La desventaja es que es posible que siempre tengamos que pagar algunas de nuestras ganancias comerciales a alguien que originalmente invirtió y luego no hizo nada más para hacer crecer el negocio.


Para encontrar un inversor para su negocio, puede buscar empresas de capital riesgo, ángeles inversores (que, a diferencia de las empresas de capital riesgo, utilizan sus propios fondos y no con terceros), o simplemente las personas, empresas o entidades en las que desea invertir en su negocio. Obtenga un porcentaje de la ganancia.


Otras fuentes de financiamiento

Las fuentes de financiamiento que hemos visto son las que consideramos las principales; Sin embargo, hay varias otras fuentes que también podemos utilizar, como las siguientes:


Arrendamiento: el arrendamiento es el contrato mediante el cual le pedimos a un banco o institución financiera que adquiera la propiedad de un bien (por ejemplo, una máquina o equipo) para que luego nos lo pueda arrendar y, una vez vencido el plazo, tengamos la opción de compra.


Factoring: el factoring es un contrato mediante el cual cedemos los derechos de nuestras cuentas por cobrar a un banco o institución financiera, a cambio de que se paguen por adelantado (descontando los intereses y comisiones que el banco o institución financiera nos pueda cobrar)


Acciones: si cumplimos con ciertos requisitos, para financiar nuestro negocio, también podemos vender acciones, que consisten en valores que otorgan al titular el derecho a participar en la distribución de las ganancias de la empresa.


Valores: si cumplimos con ciertos requisitos, también podemos emitir valores, que consisten en valores de deuda que una empresa emite cuando se compromete a pagar intereses periódicos y devolver el monto de la deuda al vencimiento de un plazo determinado, a quien los adquiera.


Proveedores: los proveedores también pueden ser una fuente de financiamiento cuando nos otorgan crédito comercial; por ejemplo, cuando nos abastecen de materia prima, mercadería o bienes, y nos permiten instalarlos mensualmente, en lugar de un solo pago en efectivo.


Otras empresas: otras empresas también pueden ser una fuente de financiación cuando realizamos intercambios o intercambios con ellas (intercambiamos productos o servicios); Por ejemplo, cuando pagamos por publicitar nuestros productos o cuando brindamos nuestros servicios a sus empleados a cambio de que nos proporcionen suministros o bienes.


Inspección y Vigilancia: Secretaría de Educación de Apartadó / Antioquia. 

Protocolo de Bioseguridad COVID-19

Teléfono: (034) 8150201 Celular: 3016745284