¿Qué hábitos indican que naciste para emprender?


La mayoría de los aspirantes a emprendedores lo llevan en la sangre: nacieron así, tanto que todo lo demás en la vida no les complació. Como empleado, seguidor o consumidor, se siente insatisfecho. Quieren comenzar, construir y extender sus propios negocios y están llenos de pasión y voluntad.

Si bien es cierto que existen innumerables alternativas que pueden enseñarte cómo convertirte en un emprendedor exitoso, también es cierto que muchas personas parecen traer consigo el “chip empresarial” desde que nacen. ¿Quieres saber si eres uno de ellos? Si varios de los hábitos que enumeramos a continuación, son parte de tu vida, entonces tienes una alta probabilidad de haber nacido para ser emprendedor.

· Cuando naciste para hacer algo, nada te detuvo. Puede que no sepa cómo o por dónde empezar. Pero crees firmemente que emprender negocios es lo tuyo.

· No puedes quedarte quieto. Sientes la inquietud de crear cosas y grandes cosas.

· Siempre tienes planes. Bueno o malo, pero la abundancia de planes nunca se detiene.

· Puede localizar errores en otros planes

· Es algo que das por sentado.

· Admiras a los emprendedores exitosos. Steve Jobs, Richard Branson, Mark Zuckerberg y Bill Gates son solo algunos de tus héroes.

· Te conmueves cuando ves una empresa exitosa en acción. Ya sea en un bar local o en una franquicia de supermercados, debes sonreír cuando ves que una empresa hace las cosas bien.

· Cuando trabajas para alguien, estás pensando constantemente en formas de mejorar su negocio. Mientras trabaja, solo piense en cómo hacerlo crecer.

· Odias que te digan qué hacer. Está molesto por recibir pedidos.

· Te encanta aprender cosas nuevas. Los tutoriales y guías son perfectos para ti.

· Desarma las cosas para saber cómo funcionan. Controles remotos, tostadoras, teléfonos: le encanta ver el interior de estos dispositivos.

· Sueñas con riquezas. El dinero no lo es todo, pero no puede evitarlo.

· No te rindes. Te enfrentas a grandes desafíos, pero estás avanzando.

· Eres disciplinado con tus hábitos. Ha establecido una costumbre que no puede romper fácilmente.

· No le tienes miedo al trabajo duro. En todo lo que haces, das el cien por cien de ti mismo.

· Te gusta correr riesgos. No está tomando riesgos a ciegas, no está simplemente sentado esperando que suceda algo.

· No tienes miedo de llegar a la gente y hacer contactos.

· Hablas con todos los que conoces. Los extraños no te intimidan.

· Te recuperas de los tropiezos. Cometiste errores, pero eso nunca te detuvo.

· Quieres la última palabra. Te gusta escenificar.

· Establece metas. Grandes o pequeñas metas llenan tu vida.

· Ayudas a la gente cuando puedes. Quieres tener un efecto positivo en tu entorno.

· Encuentras formas de infundir en otras personas. Te inspira a inspirarte.

· Planificas todo hasta el más mínimo detalle. Los planes son un requisito previo para cualquier actividad.

· Estas orgulloso de ti mismo. Te gusta quien eres

· Ayudas a tus amigos a resolver sus problemas. Eres excelente analizando situaciones y encontrando una salida.

· Delegas actividades y asignas recursos de forma eficaz, tanto en tu empresa como en casa.

· Usted se fija fechas límite. No pones pretextos para obedecer.

· Te gusta contar historias. Te encanta compartir tus experiencias con los demás.

· Eres súper competitivo. Incluso jugar un juego de mesa te enciende. Te involucras con las cosas. Si ve un automóvil detenido en la carretera, deténgase para preguntar si necesita ayuda.

· Elimina las cosas que no necesitas en tu vida. Si algo no es efectivo o se interpone en su camino, déjelo a un lado.

· Negocias siempre que puedes. Los mercados de pulgas y salarios son solo el comienzo.

· Ves el potencial en las personas. No ves a las personas como son: ves en ellas lo que podrían llegar a ser.

· Mantienes la calma en medio de una crisis. Cuando las cosas se ponen difíciles, piensa lógicamente.

· Sabes cómo conseguir lo que quieres. No abandonas las oportunidades, evitas situaciones y personas que simplemente hacen perder tu tiempo. No pierdes tiempo jugando con tu celular y viendo fotos de otras personas en tus redes sociales.

· Eres persuasivo, persuades a la gente para que esté de tu lado. Eres una retórica natural.

· Tomas decisiones con tu cabeza y no con tus emociones. En la mayoría de los casos, confías más en tu lógica que en tus emociones.

· No olvidas los sentimientos de otras personas. Tienes una gran empatía por los demás.

· Cuando te involucras en proyectos que te apasionan, pierdes tiempo. Las horas pasan volando mientras te sientas a trabajar en algo.

· A menudo inicias proyectos que nacen de la pasión. Cada semana conviertes una idea en un hobby.

· Constantemente realizas cambios en tu casa, tu coche o ... Cualquier cosa. Siempre hay algo que puedes cambiar o mejorar.

· La nueva tecnología te está volviendo loco. Depende de aprender más sobre ellos y cómo pueden mejorar su vida.

· Lees las noticias todos los días, es un hábito que no puedes evitar.

· Devoras libros. Cada libro ofrece un nuevo aprendizaje.

· Escuchas tu voz interior. Confías en tus instintos.

· Escuchas los consejos de los demás. Tomas tus propias decisiones, pero escuchas las opiniones de los demás.

· No te quedas atascado. Cuando suceden cosas malas, sigues adelante.

· Haces sacrificios para conseguir lo que quieres. Sabes que tienes que sacrificar ciertas cosas en la vida para obtener un mayor beneficio.

· Nunca dejas de perseguir tus sueños. Te tomas en serio tus ambiciones ... Son parte de ti.

Inspección y Vigilancia: Secretaría de Educación de Apartadó / Antioquia. 

Protocolo de Bioseguridad COVID-19

Teléfono: (034) 8150201 Celular: 3016745284