¿Cuáles son las clases de ventas que existen?

Actualizado: nov 7

Independientemente de la industria, siempre existe la necesidad de vender un producto o servicio a alguien.

Por eso es tan importante saber qué tipos de ventas son las más habituales. De hecho, la función de ventas afecta directamente su proceso operativo. Esto facilitará la identificación de la mejor estrategia comercial y, por lo tanto, generará mayores ganancias.

Venta minorista: Se trata de una venta directa al consumidor final, ya sea que se utilice con fines comerciales o personales. Un ejemplo es un quiosco o supermercado. Tienes que tratar con el mayorista, el productor y el cliente final. Por tanto, la dirección va en tres direcciones.


Venta mayorista: Incluye actividades de venta para reventa o venta con fines comerciales. Esto incluye tanto la reventa como el uso de productos o servicios para producir otros bienes y servicios o para realizar negocios en una tienda.


Venta personal: Es la venta cara a cara con el comprador. Sería, por ejemplo, el que se realiza en una pescadería de barrio, mediante la compra física. Requiere la tarea de atención al cliente y recepción de pedidos.


Venta por teléfono o telemarketing: El contacto se realiza por teléfono y las ventas se realizan por el mismo canal. La venta telefónica saliente cierra la venta en la misma llamada, mientras que la venta entrante implica recibir la llamada del propio comprador interesado.


Venta online: Se trata de vender productos o servicios en Internet. Generalmente se ofrecen diferentes métodos de pago (Paypal, transferencia bancaria, reembolso, etc.).


Venta por correo: Es la compra por catálogo. Junto con la información se envía un formulario de pedido para que la persona lo pueda enviar cumplimentado por correo o hacerlo efectivo por teléfono o Internet.


Venta automática: Se trata de vender a través de máquinas que responden a mensajes automáticos y siguen los procesos. Por lo general, funcionan en productos conocidos con poco riesgo para el consumidor.


Venta vinculada: Este tipo de venta ocurre cuando el vendedor determina que la compra de un producto o servicio debe ser parte necesaria de una segunda compra. De lo contrario, la venta no se completará. Esta estrategia tiene como objetivo incrementar el ticket medio ofreciendo al cliente una mayor cantidad de productos y / o servicios, promoviendo así las ventas.

Una forma de hacerlo es crear paquetes de productos u ofrecer descuentos a partir de la segunda compra.

También se le puede sugerir al consumidor que compre un segundo producto o servicio que complemente al primero. Para hacer esto, debe mostrar claramente qué resultados se han logrado y cómo el producto puede enriquecer la vida del cliente. La idea es darle al consumidor una ventaja sin sentirse obligado a aceptar todo el paquete en contra de su voluntad.


Ventas en consignación: Las ventas en consignación o las ventas en consignación son un tipo de venta ampliamente utilizado por fabricantes y minoristas.

Este tipo de venta se refiere a la práctica de poner el producto o servicio a disposición del vendedor con la condición de que solo pague por lo que realmente vende. Por lo tanto, los productos no vendidos pueden devolverse al vendedor de forma gratuita. Por el contrario, el proveedor asume el riesgo de no vender la mercancía y de asumir los costes en caso de devolución del producto.


Ventas de consultoría: Una venta con asesoramiento presupone la existencia de un vínculo más estrecho entre el vendedor y el consumidor. En este contexto, el vendedor debe invertir en estrategias personalizadas con el principal objetivo de acercar al cliente.

El vendedor actúa como un verdadero consultor. Para ello, debes estudiar las mejores estrategias de venta, pues las posibilidades de fidelización serán mucho mayores.

En este sentido, el consultor tiene la función de estudiar la personalidad de la persona compradora de su negocio, incluyendo sus preferencias, problemas, necesidades y expectativas. A partir de este diagnóstico técnico, será más fácil elegir la solución (producto o servicio) que mejor se adapte al perfil del consumidor.


Ventas corporativas: Las ventas corporativas se basan en el modelo de ventas B2B, es decir, entre empresas. Por lo tanto, el procedimiento es más largo, complejo, relevante e implica largas negociaciones con socios, gerentes, representantes comerciales y financieros.

En este caso, la estrategia de venta debe basarse en argumentos concretos, racionales y persuasivos, ya que los gerentes responsables del sector comercial de la empresa que comprará los productos tienen experiencia en la contratación y solo autorizarán la compra si identifican sus ventajas. Para ello, el proveedor debe demostrar que su producto agregará valor y tiene el potencial de presentar ventajas sobre sus competidores.

Estos son los tipos de ventas más comunes que se pueden encontrar en el mercado. La elección del mejor modelo para aplicar en cualquier área de negocio dependerá de sus propios objetivos como proveedor. Por eso, estudia tus estrategias y pon en práctica la que te brinde más beneficios.

Ventas entrantes: Las ventas entrantes son aquellas en las que atrae al cliente para que se comunique con usted, no aquellas en las que el vendedor busca clientes.

Para las ventas entrantes seguimos el mismo camino, seguimos enviando mensajes no invasivos y contenido valioso, pero con un mayor enfoque en las ventas. Siempre respetando el ritmo del consumidor sin abrumarlo con información o mensajes

Este proceso de venta funciona para todo tipo de empresas con presencia en Internet, ya que es la forma más sencilla de atraer consumidores.


Diagnóstico gratuito sobre tu negocio o emprendimiento.

Inspección y Vigilancia: Secretaría de Educación de Apartadó / Antioquia. 

Protocolo de Bioseguridad COVID-19

Teléfono: (034) 8150201 Celular: 3016745284